Análisis de Eternum Ex

Hoy centramos nuestra vista en Eternum Ex, un juego arcade que rápidamente atrapará a los jugadores más nostálgicos gracias a su aspecto gráfico y su jugabilidad, directa y sencilla a la par que divertida y adictiva.

El equipo de desarrollo tras este título, formado por Flynn’s Arcade y Radin Games, nos presenta una historia un poco atípica donde el héroe busca aventuras en su vejez combatiendo contra enemigos y contra el mismo tiempo. Con ese concepto, la editora ZeroUnoGames nos trae Eternum Ex, el cual podréis encontrar en Steam y Nintendo Switch.

001

Una lucha a cabezazos contra el tiempo

El juego nos presenta a Sir Arthur, protagonista del título que, tras haber perdido todo lo que poseía y a sus seres queridos, se embarca en pos de una nueva aventura armado con su bastón con el fin de hallar la juventud eterna. Objetivo que no le será posible sin adentrarse en el mundo subterráneo de Samarnath, lugar del que nadie ha salido con vida, con el objetivo de conseguir los 5 orbes que otorgan la juventud.

Estaremos armados únicamente con un bastón, como comentábamos anteriormente, el cual nos permitirá derrotar a los enemigos mientras recogemos todos los tesoros que se encuentran en nuestro camino. Pero no todo es un camino de rosas en Eternum Ex, los cofres deberán recolectarse de un modo un tanto especial si queremos recibir las bonificaciones que contienen. Pese a que los cofres pueden recogerse sin más, objetivo principal de cada pantalla, deberemos saltar golpeando con nuestra cabeza el bloque bajo el cofre para que este se abra y nos de las tan queridas bonificaciones. En algunos casos incluso llevarán cadenas, lo que no nos permitirá recolectarlo sin realizar esta operación que, pese a parecer sencilla a priori, requerirá más concentración de la que pudiésemos imaginar.

002

Todo ello mientras luchamos contra los diferentes enemigos que no pararán de aparecer por la pantalla para dificultarnos tal misión y tratamos de cumplir nuestro objetivo dentro del tiempo máximo que nos dará cada pantalla. Sin duda, los creadores del título nos han dejado claro que «el tiempo» es el principal rival a batir, y no precisamente uno sencillo.

Como recompensa, las bonificaciones en los cofres nos serán muy útiles, pues nos ayudarán en nuestra aventura con diferentes objetos que otorgarán tiempo extra, ataques especiales durante un breve periodo, tesoros de gran valor, portales que nos permitirá teletransportarnos y mucho más. Esto, junto a los erráticos y diversos patrones de comportamientos de los enemigos, hace que el juego sea realmente frenético y que cada partida sea única e irrepetible.

Mención aparte a los distintos easter eggs de las mazmorras, que nos aportarán bastante jugabilidad extra, la cual siempre es bien recibida.

003

Eternum Ex, más que un simple arcade

El juego se desarrolla a lo largo de 25 niveles diferentes, en los que la dificultad irá creciendo de forma exponencial y frenética y que, a su vez, están divididos en 5 mundos. En cada uno de estos mundos tendremos 4 pantallas de plataformas en scroll lateral y un nivel final con scroll vertical con un objetivo completamente diferente. En este último nivel de cada mundo no deberemos recolectar cofres, si no llegar a la guarida del jefe final y acabar con él valiéndonos de nuestra habilidad.

¿Demasiado complejo para ti? no te preocupes, si eres de los que prefiere pasar el rato jugando sin preocuparse demasiado de la partida en si, Eternum Ex también es tu juego. Al comenzar la partida nos permitirá elegir entre dos modos de juego: El «Arcade mode», donde podremos jugar con créditos infinitos, aunque nuestro progreso no se guardará, y el «Home mode», donde contaremos únicamente con tres créditos y nuestro progreso será guardado tras superar cada mundo.

004

Pasado, presente y futuro

El juego deja un sello característico muy marcado, con un personaje que cuenta con un pasado claro, un presente bien desarrollado y un futuro que nos empujará a emprender la aventura de inmediato.

Quizás en alguna ocasión puntual, como el paso de un mundo a otro, el juego hubiese agradecido un poco más de texto para cohesionar las partes. También nos hubiese gustado saber más sobre el pasado del protagonista, que aventuras vivió antes de la que tenemos entre manos y por qué ataca con un bastón. Quizás en el futuro decidan traernos una nueva entrega que nos aclare estas incógnitas. Aun así, teniendo en cuenta el género al que pertenece y su clara búsqueda por el juego frenético, no es algo muy relevante. Es un juego que, en cuanto dominemos sus mecánicas, se nos quedará corto, dejándonos ganas de más, lo que nos llevará a rejugarlo una y otra vez.

005

16 bits, ni uno más, ni uno menos

Potenciando la jugabilidad arcade, la ambientación ha sido diseñada completamente en pixel art, emulando a los juegos de 16 bits, con un cuidado al detalle muy alto, hasta el punto de ser uno de uno de sus principales virtudes. Todo está muy cuidado en este título, desde los menús al propio personajes, pasando por los escenarios o la tipografía, lo que nos permitirá sentir una oleada de nostalgia desde el primer segundo de juego.

El apartado sonoro no se queda atrás, ofreciéndonos melodías muy frenéticas que acompañaran en todo momento la acción en pantalla sin desprenderse de ese aire retro que impregna a todo el juego, cerrando el conjunto y cohesionándolo más aún si cabe. Sin embargo, hay que ponerle un pequeño «pero» debido a los efectos de sonido que, aunque bastante buenos, no están a la altura del resto de apartados, lo que desmerece un poco el conjunto.

006

Posibilidades no exploradas

Somos conscientes de que el juego es resultado de un proyecto universitario que se dilató en el tiempo y que cuenta con recursos limitados, aun así no podemos evitar pensar que el juego hubiese mejorado mucho si permitiese jugarlo de forma cooperativa, especialmente en Nintendo Switch donde este modo le vendría como anillo al dedo.

007

Otra posibilidad que hubiese sido un punto a favor de haber sido tenida en cuenta se encuentra en los controles. Son muy simples y fáciles de dominar pero, ya que permite elegir entre dos posiciones para los botones de salto y ataque, hubiese permitido configurarlo libremente en cualquier botón del mando.

 

Análisis de Eternum Ex

Análisis de Eternum Ex
7.4

Nota

 
 
 
 
 

Conclusión

Eternum Ex es un juego muy recomendado, un soplo de aire fresco al género arcade a la par que una oleada de nostalgia para todos aquellos que vivimos la era dorada de las recreativas. Ya seas un jugador experimentado o comiences tu andadura en este género, verás en este título una de las mejores propuestas del panorama indie actual, adictiva y divertida, digna de ser tenida en cuenta.

Pros

  • Apartado artístico muy cuidado
  • Historia y motivación del personaje muy bien desarrollada
  • Jugabilidad divertida y adictiva

Contras

  • No cuenta con ningún modo multijugador
  • Los efectos de sonido podría ser mucho mejores
  • Se echan en falta más mundos
Sobre el autor

Taku1.5

Fan incondicional de Nintendo, desarrollador Indie y Artista de concepto. Let's go!

Tu e-mail no se publicará. Los campos obligatorios aparecen marcados.*